El sistema aeropónico de cultivo de marihuana es una de las formas más eficientes para garantizar el crecimiento correcto y saludable de las plantas. No es un sistema para principiantes: su coste y complejidad requerirán tiempo y conocimientos avanzados. Aquí te facilitamos la tarea. 

Los cultivos hidropónicos encuentran su modalidad más avanzada en los sistemas aeropónicos. ¿De qué se trata esto? Es un sistema mediante el cual las raíces quedan suspendidas dentro del agua, esto hace que los depósitos de agua sufran menos alteraciones que con cualquier tipo de sustrato. Es así como te lo imaginas: al no haber medio de cultivo, las raíces de las plantas se suspenderán en el aire lo que tendrá muchos beneficios para el crecimiento de tu cannabis. Desde el año 2006 este sistema tiene éxito en diversos cultivos en todas partes del mundo, sin importar el clima en el que se monten.

¿Qué son y cómo funciona un sistema de cultivo aeropónico?

Aire y trabajo. Eso significa aero y ponos en griego, por lo que la aeroponía es el sistema por el cual es posible cultivar plantas en el aire o la niebla, sin utilizar el suelo. El crecimiento de las plantas en un ambiente cerrado mediante la pulverización o nebulización de las raíces colgantes, es el principio básico por el que se rige este sistema.

A diferencia del sistema convencional, las plantas que crecen a partir del cultivo aeropónico están menos expuestas a enfermedades o plagas, ya que éstas suelen surgir de la tierra, un elemento con el que no han de tener contacto las plantas cultivadas por aeroponía. Aunque esta seguridad sanitaria se cumplirá, siempre y cuando, el entorno de cultivo esté realmente cerrado, cualquier influencia exterior podría ser una amenaza. Si el ambiente está controlado y cerrado correctamente, pues ahí sí que se asegura el sano crecimiento y florecimiento de cualquier especie.

Ahora te presentamos las características principales de este complejo, pero super eficiente sistema aeropónico.

Sistema ecológico: poca demanda de agua

Las plantas que crecen mediante el sistema aeropónico son ecológicamente seguras, es decir que son cosechas naturales, las plantas crecen en forma saludable y además sin necesidad de consumir demasiada agua. De hecho los sistemas aeropónicos utilizan una décima parte del agua que otros métodos. El uso de agua puede reducirse aún más en casos de cultivos a gran escala.

No solo el cannabis, cualquier tipo de planta – o al menos la mayoría – puede crecer en el aire mediante las microgotas de agua que proporciona este sistema. Ese aire extra que consiguen estas plantas hace que llegue más oxígeno a las raíces, y al ser un aire limpio se convierte en un purificador tanto para el cultivo como para el ambiente. Es un círculo.

Para que la planta tenga un crecimiento natural debe tener acceso libre al aire, por eso en necesario que sepas que las plantas deben crecer a su ritmo, y en la dirección que naturalmente escojan. Si montas tu propio sistema aeropónico casero debes saber que mientras más libres estén las plantas dentro del sistema, mejor entorno se creará y más sanas crecerán.

Acceso total al CO2 necesario para fotosíntesis

En un verdadero aparato aeropónico, el cannabis – igual que el resto de plantas –  tienen acceso 100%  al dióxido de carbono que necesitan para su alimentación, o fotosíntesis. El acceso pleno al CO2 es fundamental para el crecimiento saludable de las plantas.

Poco contacto entre ellas = mayor crecimiento

La buena distribución del sistema aeropónico hará que las plantas no se toquen entre sí, lo que reduce aún más el riesgo de transmisión de enfermedades (si una tiene algo, en un buen sistema aquella planta no debería contagiar al resto).

Lo que es importante es esterilizar el ambiente después de cada cosecha, o bien generar nuevos y estériles invernaderos. Con  menos enfermedades las plantas tienden a crecer con mayor densidad, es por eso que algunos sistemas aeropónicos ofrecen herramientas para acomodar las raíces de los cultivos. Esto debe hacerse solo con herramientas especializadas , ya que en caso de hacerlo en forma manual, podríamos matar la planta.

La gota justa

Como ya hemos explicado el cultivo mediante sistemas aeropónicos se basa en un conjunto de dispositivos  – como ser pulverizadores, nebulizadores – que se encargan de proporcionar el agua justa y necesaria a las plantas en forma constante. Esto último es clave para el buen funcionamiento del sistema: el tamaño de la gota de agua. Si la gota es demasiado grande reducirá el oxígeno para las raíces, y si es muy pequeña puede obstruir a las raíces laterales. La escasez de agua, evidentemente, podría matar a la planta. Hay que encontrar el equilibrio justo.

Si has conseguido realizar una buena instalación del sistema de rociado de agua, todo el invernadero tendrá el éxito garantizado. Que haya una presión suficiente será fundamental y para ello es necesario contar con un buen equipamiento.

En resumen, estas son las ventajas y desventajas de los sistema aeropónicos:

Las ventajas:

  • Aeropónico vs hidropónico: Si bien los sistemas hidropónicos son muy efectivos, los aeropónicos pueden aumentar esa efectividad en un 60%.
  • Al no haber necesidad de utilización de tierra, disminuye la posibilidad de plagas o enfermedades que de allí provienen.
  • El traslado de las plantas es sencillo con la utilización de un sistema aeropónico, ya que no están plantadas en ningún sitio concreto.

Desventajas:

  • Se ha de tener mucho cuidado con este tipo de sistema. Sólo hay una pequeña tolerancia antes de que las raíces se sequen y mueran. Tus plantas de cannabis dependen totalmente de la cantidad de agua que se provee.
  • No hay margen de error  humano, cualquier equivocación podría anular todo el sistema
  • Coste elevado

¿Te gustaría realizar tu cultivo de marihuana con sistemas aeropónicos?

En GrowShop disponemos de un amplio catálogo de productos para montar tu propio sistema aeropónico adaptado a tus preferencias.